Ser optimista en ocho cómodos pasos

Mantenerse optimista es una auténtica filosofía de vida. En ocasiones puede parecer complicado seguir viendo el vaso de la vida medio lleno pero todos esos inconvenientes se pueden solucionar.

Sólo tienes que seguir unos pequeños pasos e intentar adaptar tu vida cotidiana a una forma más positiva contigo y los que te rodean. No hay atajos ni remedios mágicos pero todo depende de ti.

  1. Ser optimista no es una utopía. El primer paso para intentarlo es saber que no estás hablando de un imposible. Asumir que la felicidad o el optimismo no existen es una fórmula comodona para no ir a por ello.
  2. Sé honesto contigo mismo. El primer gran paso que debes dar para afrontar un cambio hacia el optimismo es ser más honesto y auténtico. La sinceridad bien entendida es una de las bases hacia el optimismo. No hay que caer en autoengaños.
  3. Evita el derrotismo. Tanto propio como ajeno. Esta tarea es algo más complicada porque no depende sólo de nosotros pero tiene solución. Siempre tendrás cerca de ti a alguien que esté molesto por algo, intenta hacerle ver las posibilidades buenas que se le abren y no en el fracaso.
  4. El pasado como aprendizaje. No hay nada mejor para darte cuenta de lo que quieres que saber lo que no quieres. A partir de tener claras las cosas que quieres evitar en tu vida, es mucho más fácil organizarse de cara a lo que realmente te apetece.
  5. Actúa. Sí, es una clave aparentemente sencilla pero tiene su miga. Olvida parte de los buenos propósitos y caros libros de autoayuda. Siempre es mejor quedarse con las certezas que con las dudas. Los buenos optimistas aparcan el carro de los “y si”.
  6. Contagia tu optimismo. Quizá contagiar se vea como algo malo pero nos has entendido. La mejor forma de mantener la moral alta es estar rodeado de personas que hacen lo mismo que tú, con los que compartes aficiones y una forma de ver la vida parecida.
  7. Sonríe, perdona, agradece y presta atención. La vida es más sencilla de llevar cuando compartes las cargas, cuando te solidarizas con los demás y cuando disfrutas de los buenos momentos con los demás. Cualquier peso se hace más llevadero con ayuda de otros, así que no dejes de lado cualquier opción para compartir. Igualmente los rencores y el resentimiento sólo son lastres en nuestro desarrollo.
  8. Toma tus propias decisiones. No actúes en función de lo que esperen de ti y mucho menos en función de lo que crees que esperan. No queremos construirnos películas mentales, queremos ir hacia delante con realismo e ilusión pero manteniendo los pies en la tierra y siendo responsables de nuestros actos.

Por: JAIME DE LAS HERAS

Leído en: http://www.esquire.es/actualizacion/4256/ser-optimista-en-ocho-comodos-pasos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s